4 tipos de cabello dañado
18/04/2024

4 tipos de cabello dañado

El cabello es una parte esencial de nuestra imagen y estilo, pero muchas veces, diversas circunstancias pueden llevarlo a sufrir daños que afectan su salud y aspecto. En este artículo, exploraremos los cuatro tipos de cabello dañado, las causas y cómo puedes prevenirlas para mantener un cabello sano.

Daño químico

Ocurre cuando el cabello está expuesto a productos químicos fuertes que podemos encontrar en procesos de decoloración y tintes, los cuales pueden causar daño a la cutícula, dejando el cabello quebradizo y frágil. Los productos químicos también pueden descomponer los aceites naturales de nuestro cabello, lo que lleva a su rotura y sequedad.

Para prevenir este tipo de daño y evitar tener un pelo seco y dañado, recomendamos utilizar productos suaves para el cabello y el cuero cabelludo, como mascarillas para el pelo que ayuden a restaurar la capa protectora natural propia de un cabello sano.

Pelo deteriorado por calor

Daño causado por el calor

Sucede al usar planchas alisadoras o tenacillas y secadores. El calor daña la cutícula y rompe los enlaces que mantienen la estructura del cabello, permitiendo que el cabello se reconfigure/reposicione en formas alisadas, rizadas o con volumen.  Cuando el cabello se enfría, estos enlaces se reforman, manteniendo su nueva forma temporal. Esto puede llevar a la pérdida de elasticidad y fuerza, resultando en un cabello opaco, seco y quebradizo.

Como prevención se recomienda reducir el calor en tus herramientas de peinado (inferior a 175°C) y usar un spray protector térmico, para crear una barrera entre la herramienta térmica y el cabello mientras retiene su humedad.

Daño solar

¿Cómo afecta el sol a la salud de tu cabello? Los rayos UV pueden dañar la cutícula del cabello, volviéndolo seco y quebradizo con el tiempo. Dado que la cutícula es la defensa más externa del pelo, queda expuesta a los rayos UV, lo que hace que sus lípidos y proteínas se puedan degradar. Las células de la cutícula se levantan, volviéndola más frágil y propensa a la hinchazón al entrar en contacto con el agua. Esto deja la capa interna (corteza) más expuesta a posibles daños ambientales. Los rayos UV también pueden romper los enlaces químicos en la cutícula y la corteza que unen las proteínas del cabello, debilitando aún más la estructura del cabello. El daño causado por el sol a menudo resulta en cabello dañado y decoloración - debido a la "oxidación" de la melanina, puntas secas y afinamiento.

Para prevenir el daño solar, recomendamos un tratamiento con protección UV contra los rayos UV o usar sombreros. Después de la exposición, una mascarilla reparadora de nutrientes ayudará a que el cabello sea menos seco y dañado.

4 tipos de cabello dañado

Daño mecánico

El daño mecánico ocurre cuando se manipula el cabello bruscamente, incluyendo el desenredado agresivo, el cepillado excesivo y la tensión causada por algunos peinados, como trenzas, extensiones y coletas ajustadas, lo que provoca una rotura excesiva.

Para evitar tener un cabello muy dañado, aconsejamos evitar peinados tirantes y cepillar suavemente usando un peine de púas anchas para desenredar (cremas o aceites desenredantes también pueden ser útiles). Evita frotar tu cabello para secarlo ya que esto puede afectar la estructura de la cutícula o incluso causar roturas y utiliza una toalla de microfibra que absorbe el agua y es más suave con la cutícula.

El cuidado adecuado de pelo y la prevención de los diferentes tipos de daño son clave para mantener un cabello saludable y radiante. Sigue estos consejos e incluye a tu rutina Olistic, que con su fórmula completa que aporta vitaminas, minerales y antioxidantes (entre otros), ayuda a un crecimiento de pelo sano, cuidando tu pelo desde el interior.

18/04/2024