¿Sabes cuál es tu tipo de pelo? - Blog Olistic
4 nov 2022

¿Sabes cuál es tu tipo de pelo?

Dra.-Laura-Serra
Olistic Lifestyle

Todos tenemos muy claro que no todas las pieles son iguales. Hay pieles secas, grasas y mixtas y no todas las cremas van bien para todos los tipos de pieles. Con el pelo pasa lo mismo. No todos los cabellos son iguales, y no estamos hablando de pelo rubio, castaño o pelirrojo. ¡Existen hasta 12 tipos de pelo según su textura y curvatura! Conocer cuál es el tuyo puede ayudarte a saber lo que tu cabello es capaz de hacer naturalmente y cómo debes cuidarlo para que luzca de la mejor forma posible.

 

¿Cómo identificar tu tipo de pelo?

Tu tipo de pelo depende fundamentalmente de la curvatura que tiene, y esto viene determinado por la forma de tu folículo piloso que, a su vez, está definida por tu genética. Cuanto más ovalado o asimétrico sea tu folículo piloso, más rizado será tu pelo.

Puedes intentar alterar la curvatura del pelo con calor o agentes químicos, pero tu patrón de pelo básico está en tu ADN. En base a la curvatura del pelo se distinguen 4 grandes tipos de pelo:

🌾 Tipo 1 o liso/lacio
🌿 Tipo 2 u ondulado
☘️ Tipo 3 o rizado
🍀 Tipo 4 o crespo (muy rizado)
 
Dentro de cada tipo, el pelo se subclasifica en A, B o C según el nivel de estrechez de las curvas del pelo. Cada persona tiene un tipo de pelo predominante, aunque a veces pueden coexistir diferentes tipos de pelo en un mismo individuo (siendo distinta la raíz respecto a las puntas, por ejemplo).

 

Tipos de pelos y sus características

Tipo 1: Liso o lacio

Este pelo no tiene de forma natural ninguna curvatura u ondulación y suele ser un pelo fino. La ventaja de este pelo es que es fácil de peinar y tiene un aspecto brillante. Suelen tener una apariencia más aceitosa o grasosa debido a que la grasa natural del cuero cabelludo avanza con más rapidez de la raíz a las puntas.

Muchos estilistas desaconsejan en estos casos el uso de sérums o productos aceitosos y recomiendan usar preferiblemente productos en textura spray. No se debe tampoco lavar demasiado a menudo el pelo porque esto puede provocar una sobreproducción de grasa, por lo que el champú seco es también una buena opción para las personas con este tipo de pelo.

🌾 Tipo 1A: muy liso y fino, típico de las personas asiáticas.
🌾 Tipo 1B: más grueso que el anterior y por tanto con más volumen, es uno de los tipos de pelo más frecuentes.
🌾 Tipo 1C: muy grueso y algo más basto, con una leve curvatura, se puede moldear más fácilmente que los dos anteriores. Puede ser propenso a encresparse.

 

Tipo 2: Ondulado

Este es un pelo con más curvas naturales, pero no demasiado rizado, y suele tener una forma de ‘S’. Es uno de los tipos de pelo más deseados por su aspecto desenfadado, voluminoso y bonito, pudiéndose moldear de cualquier forma.

🌿 Tipo 2A: en su estado natural tiene un aspecto despeinado y suave. Desde la raíz a la altura de los ojos es bastante liso y hacia las puntas hace una onda suelta poco definida. Para evitar aplanar y alisar esa curva natural, no se deben usar productos cremosos y aceitosos. Usar mousse ligera o geles puede ser una buena alternativa.
🌿 Tipo 2B: este tipo de pelo también se ondula desde la mitad hacia las puntas, pero con una ‘S’ más definida y suele ser más difícil de alisar. Es fácil crear un efecto ‘playero’ con un poco de spray o agua de mar. Este subtipo es el ideal para hacerse la técnica de balayage.
🌿 Tipo 2C: sus ondas están mejor definidas y empiezan desde la parte alta del pelo. Este pelo es grueso y tiene tendencia a encresparse con la humedad. Usar un difusor en el secado ayuda a eliminar este encrespamiento. Es preferible dar forma a las ondas que alisar el pelo, los productos como mousses ligeras con ingredientes antihumedad pueden ser de gran utilidad.

 

Tipo 3: Rizado

Es el pelo rizado y que forma espirales. Aunque cuando se moja se vuelve liso, al secarse vuelve a rizarse. Es un pelo fácil de manejar y moldear, se ajusta bien con cualquier forma de cara y da un aspecto juvenil.

☘️ Tipo 3A: tiene bucles sueltos bien definidos. Intentar peinarlo demasiado puede causar encrespamiento y no se deben usar demasiado coletas apretadas, ya que pueden deshacer las bonitas ondas y adelgazar el pelo.
☘️ Tipo 3B: los rizos son un poco más estrechos, del tamaño de un rotulador, pero a la vez dan un mayor volumen. Este tipo de pelo tiene tendencia a secarse y necesita hidratación. Es preferible usar productos sin siliconas y sulfatos, pues, aunque temporalmente disimulan el encrespamiento, pueden secar el pelo con el tiempo y causar roturas.
☘️ Tipo 3C: este pelo tiene rizos apretados y elásticos. Tiene tendencia a encresparse y necesita hidratación, por lo que se aconseja usar acondicionador sin aclarado y secar el pelo al aire.

 

Tipo 4: Crespo o muy rizado

Es conocido como ‘afro’, con rizos muy estrechos y elásticos, llenos de movimiento. Tiene un aspecto grueso y con tendencia a encresparse con facilidad. Al contrario de lo que podría parecer, tiene tendencia a la deshidratación, por lo que necesita muchos productos humectantes para evitar que se rompa con facilidad.
🍀 Tipo 4A: tiene una forma de ‘S’ rebobinada muy estrecha, con mucho movimiento. Es importante evitar peinados con calor y emplear cremas y mascarillas hidratantes.
🍀 Tipo 4B: tiene una forma de ‘Z’, con rizos menos definidos que el patrón previo. Este pelo se beneficia de cremas que dan definición a los rizos. Usar calor para moldear el pelo puede causar encrespamiento.
🍀 Tipo 4C: son los rizos más estrechos y frágiles. Este pelo se puede romper con facilidad si se lleva a cabo un excesivo o brusco peinado. Se beneficia de mascarillas, aceite de coco y acondicionadores sin aclarado.

 

Identifica tu tipo de cabello

 

Otras característica del pelo

La textura

Además del grado de ondulación, otra característica importante es la textura del pelo. Depende fundamentalmente del número de capas que tenga tu pelo.

🍁 El pelo fino: el más frágil de todos y tiene sólo dos capas, córtex y cutícula. Con facilidad tiene un aspecto graso, es difícil de moldear y se rompe con facilidad.
🍁 El pelo medio: es el que tienen la mayoría de las personas. Es un poco más grueso que el fino y tiene, en algunas ocasiones una tercera capa, la médula. Es más fácil de moldear y tiene una mayor resistencia a la rotura.
🍁 El pelo grueso: tiene siempre las tres capas (córtex, cutícula y médula). Da una apariencia de mayor volumen y soporta bien los diferentes peinados, además de ser más tolerante al calor, tintes y productos de peluquería. Por el contrario, tarda más tiempo en secarse y se encrespa con facilidad.

 

La porosidad

Además de todas las características de las que hemos hablado anteriormente, habrás escuchado también que el pelo tiene una cierta ‘porosidad’. Esta característica se refiere a la capacidad de tu pelo de absorber y retener humedad, grasas naturales y componentes endógenos, además de protegerse frente a agentes externos nocivos.

La porosidad viene determinada por la capa más externa del pelo: la cutícula. Esta capa está formada por pequeñas cutículas que forman una especie de ‘tejas’ que se solapan entre ellas.

🌕 Pelo con baja porosidad: Cuando estas tejas están muy unidas y no permiten que aceites ni productos hidratantes penetren hasta la médula. Estos cabellos pueden beneficiarse de productos y tratamientos en los que se diluyen los acondicionadores y se fijan con calor.
🌑 Pelo con alta porosidad: si las capas de la cutícula están muy separadas. Este tipo de pelo permite que la humedad y productos externos puedan acceder a la médula, pero tiene más dificultad para retener la hidratación, y agentes externos contaminantes lo pueden afectar con mayor facilidad. Estos cabellos necesitan acondicionadores sin aclarado y deben evitar el agua caliente.

La porosidad viene fundamentalmente determinada genéticamente, pero los tratamientos agresivos capilares (planchado, tintes, secado con secador, lavado excesivo) y la exposición en exceso a radiación ultravioleta pueden aumentar la porosidad del pelo.

 

Tips para mejorar el aspecto de tu pelo

Ahora que ya sabes cuáles son los tipos de pelo que hay y ya puedes clasificar el tuyo, ahí van algunas recomendaciones para sacar el mayor partido a tu pelo:

🌱 Cada pelo tiene sus necesidades y tendrás que hidratarlo, evitar el lavado en exceso o usar ciertos productos según su tipología.
🌱 Si tu pelo se ve apagado en exceso, tienes poca densidad o se cae más de lo habitual, no dudes en consultar a tu dermatólogo, puede que sea la traducción de alguna enfermedad subyacente.
🌱 Llevar una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio y usar suplementos naturales como Olistic, que contiene en su fórmula vitaminas y nutrientes esenciales para el crecimiento del pelo, ayudarán a que crezca fuerte y sano.

 

4 nov 2022
Dra.-Laura-SerraOlistic Lifestyle