Carrito de compras

Shock loss post-trasplante capilar. Qué es y por qué ocurre.

Publicado el por

Dr. Ramón Pigem

Dermatólogo pionero en Trasplante capilar sin rapar. Especialista en láser y estética facial.

Shock loss post-trasplante capilar. Qué es y por qué ocurre. - Blog Olistic

La gran mayoría de clientes que se quieren someter a un trasplante capilar desconocen cómo es el postoperatorio de este tipo de intervenciones. Uno de los errores más frecuentes que escucho en consulta es la creencia de que, una vez injertado el pelo, este se asienta y comienza a crecer inmediatamente después de la intervención. Cuando les digo que esto puede no ser así y que incluso el pelo se puede caer semanas más tarde, muchos se sorprenden y se desaniman. Sin embargo, es algo completamente normal y transitorio que recibe el nombre de shock loss.

En este artículo quiero despejarte un poco las dudas acerca de este posible efecto secundario y darte algunos consejos para que no te pille desprevenido y sepas manejar la situación, pues esto no tiene por qué significar que la operación ha sido un fracaso.

¿Qué es el shock loss?

El shock loss, también llamado efluvio telógeno o shedding, es una pérdida de pelo temporal tras un trasplante o injerto capilar.

Podríamos definirlo también como una caída de pelo postraumática, siendo un posible efecto secundario de este tipo de intervenciones.

Normalmente ocurre en la semana 1 o 2 posterior a la operación y puede producirse tanto en la zona receptora del cabello como en la zona donante, siendo más habitual en la primera.

Que esto ocurra es algo totalmente natural y le sucede a gran parte de los pacientes que se someten a este tipo de intervenciones. Sin embargo, no debe preocuparnos, pues no es signo de que exista ningún problema. Es una pérdida momentánea de cabello no definitiva, por lo que el pelo volverá a crecer en ambas zonas e incluso con más fuerza.

Aún así, existen casos en los que esta caída puede resultar definitiva, pero esto es muy poco común.

¿Por qué ocurre el shock loss después de un trasplante capilar?

Los trasplantes capilares siguen un procedimiento muy bien definido. Debido a que el pelo de la parte posterior de la cabeza no se ve afectado por la pérdida capilar hereditaria, los profesionales utilizamos esta zona como fuente capilar proveedora de cabello para trasplantar. Por ello, parte de los cabellos de esta zona serán extraídos e injertados en la zona receptora.

Entonces, ¿por qué se produce el shock loss si los cabellos han sido injertados?

El cabello, de forma natural, sigue un ciclo de crecimiento muy concreto dividido en tres fases: crecimiento, transición y reposo (también conocida como fase telógena). Cuando el cabello entra en esta última fase se cae, dando lugar al reinicio del ciclo.

Tras el trauma que supone para el cuero cabelludo una intervención de este tipo, el pelo pasa directamente a la fase de reposo, produciéndose de esta forma la caída del cabello post-trasplante.

Factores como las diferentes incisiones, las anestesias administradas y la desconexión del suministro de sangre al folículo piloso suponen un shock para el cabello que le hace pasar directamente a la fase telógena.

Errores durante las cirugías de cabello como el trasplante de folículos muy cerca unos de otros, las incisiones demasiado grandes o el daño a folículos sanos, pueden también ser las causas de la pérdida de cabello post-trasplante. Para evitar estas razones, asegúrate de elegir bien la clínica donde vas a realizarte la operación y confiar siempre en profesionales.

¿Cuánto suele durar el efluvio post-trasplante capilar?

Lo más habitual es que los cabellos comiencen a desprenderse en la semana 1 o 2 post-trasplante. No obstante, el periodo de tiempo puede alargarse hasta la semana 12.

Tras esta fase de shock loss o muda, lo más habitual es que el pelo vuelva a crecer durante los 4 o 12 meses siguientes. Puede que al principio los cabellos crezcan más finos y débiles, pero conforme vaya avanzando el tiempo, el pelo comenzará a volverse más grueso provocando un mejor resultado final.

¿Qué puedo hacer para ayudar y acelerar la recuperación de mi pelo después de un trasplante capilar?

Desgraciadamente no existe un tratamiento que impida la aparición del shock loss tras un trasplante capilar. Pese a ello, existen formas de acelerar el crecimiento del cabello tras este tipo de operaciones e incluso métodos que protegen frente a una caída más abundante.

El minoxidil es un medicamento tópico muy interesante en estos casos y lo pueden usar tanto hombres como mujeres. Su composición, aparte de desacelerar la calvicie, estimula el crecimiento del cabello que se ha caído debido al shock loss. Debe aplicarse sobre el cuero cabelludo.

Otra alternativa es la finasterida, un medicamento que se toma vía oral y que solo está recomendado a hombres. La finasterida actúa sobre el cuero cabelludo reduciendo los niveles de dihidrotestosterona y previniendo así la caída del cabello además de espesar el pelo.

Tanto el minoxidil como la finasterida deben suministrarse dos veces al día y siempre bajo prescripción médica. En el caso del minoxidil, algunos profesionales recomiendan comenzar a aplicarlo incluso antes de la intervención.

Olistic, tu gran aliado pre y post-trasplante

Además de los dos medicamentos anteriores, siempre recomiendo a mis pacientes que, tanto antes como después de la intervención tomen complementos vitamínicos. De esta forma, el pelo y los folículos pilosos recibirán todos los nutrientes que necesitan y se enfrentarán a la intervención y post-trasplante mucho más fortalecidos, sufriendo así un shock loss menos intenso.

En estos casos, la fórmula 100% natural de complementos como Olistic puede ser muy interesante para afrontar el shock loss con un pelo y folículo fuertes y saludables, garantizando así una mejor recuperación.

Olistic está compuesto de vitaminas, minerales y principios activos que combaten de forma integral el debilitamiento y la caída del cabello de una forma no agresiva y con ingredientes de calidad.

 

El shock loss es un efecto secundario del trasplante capilar que, en la mayoría de los casos, es imposible de evitar. Sin embargo, suele ser transitorio y tenemos herramientas para afrontarlo de la mejor manera posible y reducir su duración.

Pese a que sufrirlo no tiene por qué ser síntoma de una mala praxis, elegir la clínica correcta con un equipo médico experimentado y capacitado es la mejor manera de evitar cualquier posible error durante la cirugía que pueda llevar a una pérdida impactante e irreversible después del trasplante capilar.

 

Publicación anterior Publicación nueva