Carrinho de compras

¿Cómo afecta la primavera a nuestra piel y nuestro pelo?

Publicado em por

Dra. Andrea Combalia

Médico Especialista en Dermatología y tricología. Escritora y comunicadora. Profesora de Yoga. Autora de "Piel sana in corpore sano".

¿Cómo afecta la primavera a nuestra piel y nuestro pelo? - Blog Olistic

Dicen que la primavera la sangre altera, y los refranes populares suelen tener razón. ¿Sabías que en primavera tu piel, tu pelo y tu estado de ánimo pueden sufrir cambios?

Hace unas semanas os hablábamos sobre la caída de cabello en primavera, ya que en esta época el pelo también pasa por un ciclo de renovación natural en el que podemos experimentar una mayor caída del cabello. Pero los efectos en nuestro cuerpo del cambio de estación pueden ir mucho más allá.

La astenia primaveral: por qué nos afecta

Con la llegada del buen tiempo tenemos más horas de luz, y, en general, más ganas de salir y disfrutar. Sin embargo, en primavera también es habitual sentirse más cansado y con falta de energía, un estado perfectamente estudiado que se conoce como astenia primaveral y afecta a más personas de las que imaginamos. ¿Te ha ocurrido a ti también?

Los cambios de horario y el aumento de horas de luz en primavera ocasionan ciertas modificaciones en nuestro organismo que tienen relación con el ritmo circadiano. ¿Sabías que nuestro cuerpo tiene su propio reloj biológico?

Cuando se cambia el horario, también se modifica ligeramente la secreción de ciertas hormonas como el cortisol (la hormona del estrés, y la encargada de despertarnos) y la melatonina (la encargada de relajarnos y ayudarnos a dormir), que comportan una alteración en nuestro ritmo biológico.

La astenia primaveral se caracteriza por la falta de energía, en ocasiones por la pérdida de apetito, cansancio mayor al habitual, somnolencia y cierta dificultad de concentración.

Si te sientes identificado, puedes estar tranquilo, ya que se trata de un fenómeno adaptativo de nuestro cuerpo al cambio de temperaturas y horas de luz que suele desaparecer al cabo de pocas semanas de empezar la primavera. De todos modos, siempre hay que descartar que no exista un problema mayor, como un déficit de hierro o vitaminas que perpetúen el problema. Si el cansancio persiste, consulta siempre a un profesional.

Los efectos de la astenia primaveral en la piel

Acné primaveral

¿Has oído hablar del acné primaveral? Con la llegada del buen tiempo, es habitual que sintamos nuestra piel más grasa. El calor de la primavera aumenta la secreción de nuestras glándulas sudoríparas y sebáceas, y esto puede tener consecuencias en el estado de nuestra piel, ocasionando la dilatación de los poros, el aumento de los comedones y de las pápulas y de las pústulas características del acné.

Es habitual que las consultas por acné aumenten en primavera, por lo que, si sientes los efectos del cambio de estación, es recomendable que modifiques ligeramente la rutina de cuidado de la piel, aplica el protector solar como es debido y elige productos oil-free y no comedogénicos para minimizar el impacto del aumento de la temperatura y la exposición solar.

Alergias y dermatitis

En primavera también aumentan las alergias y las dermatitis. La primavera es la época de la floración y el polen se encuentra suspendido en el ambiente.

Es por todos conocido que en esta época es habitual que aumenten los estornudos, la rinitis y la conjuntivitis alérgica, pero debes saber que los alérgenos primaverales pueden tener también impacto sobre tu piel.

Con el cambio de estación, la piel suele volverse más sensible (seca, tirante, enrojecida y con aumento de prurito) y con mayor tendencia a presentar irritaciones.

En primavera es habitual que aumenten los eczemas alrededor de los ojos, ya que la piel de los párpados es muy fina y sensible a los alérgenos externos, por lo que, en estos casos, es fundamental mantener la piel bien hidratada y elegir ingredientes calmantes y reparadores en nuestra rutina de cuidado.

Tips para minimizar los efectos de la astenia primaveral

¿Qué podemos hacer para minimizar los efectos del cambio de estación sobre nuestro cuerpo?

  • Ajústate progresivamente al cambio de horario. Adapta poco a poco tu rutina a las horas de luz para que tu cuerpo se autorregule al empezar la primavera. Es importante tener horarios regulares de comidas y sueño/vigilia para que el ritmo de nuestro organismo no se altere.
  • Modifica la rutina de cuidado de la piel para adaptarte a las necesidades y requerimientos de tu piel. Si sientes que aumenta tu secreción sebácea, elige productos oil-free y no comedogénicos adaptados al cuidado de piel grasa. Sin embargo, si sientes tu piel reactiva, con prurito y con más tendencia a presentar irritaciones, probablemente el polen y los alérgenos estén teniendo un impacto sobre tu piel. En ese caso, inclínate por una rutina suave adaptada para piel sensible. Y no olvides consultar a tu dermatólogo para que pueda guiarte y recomendarte.
  • Practica ejercicio físico moderado. Además de todos los efectos beneficiosos sobre nuestra salud, nos ayudará a regular nuestro ritmo, y te ayudará a conciliar mejor el sueño durante la noche. Aprovecha las mañanas para mover el cuerpo, y te sentirás mejor a lo largo del día.
  • Sigue una dieta equilibrada con minerales y vitaminas para la caída del pelo necesarios para mantener también tu piel y tu estado de ánimo en buenas condiciones. En primavera y verano, aumenta el consumo de alimentos frescos como frutas y verduras ricas en vitaminas y minerales. Si el cansancio persiste, recuerda que siempre hay que descartar que no exista un problema mayor, como un déficit de hierro o vitaminas que perpetúen el problema, por lo que, si se confirma, la suplementación externa puede ayudarnos a recuperarnos y satisfacer nuestras necesidades.

 

Postagem anterior Nova publicação