Carrello della spesa

Recomendaciones de tu dermatóloga para un cabello sano y fuerte

Inserito il da
Recomendaciones de tu dermatóloga para un cabello sano y fuerte

Nuestro cabello forma parte de nuestra identidad. Su color, su forma, su textura, su olor y su longitud nos identifica, cambiando a lo largo de los años y según nuestras preferencias o estado de ánimo en un momento dado. Digamos que, de alguna forma, muestra rasgos de nuestra personalidad. Ahora bien, está en nuestras manos, según los cuidados que le proporcionemos, bien sea de forma directa o indirecta, que luzcamos un cabello sano y fuerte. 

En este artículo, quiero compartir contigo algunos tips y hábitos que también les muestro a mis pacientes, para que cuides tu cabello desde adentro hacia afuera, es decir, de forma indirecta a través del cuidado corporal y estilo de vida, pero también de forma directa mediante el cuidado capilar.  

Cómo cuidar tu pelo de forma indirecta para tener un cabello sano y fuerte

La importancia de la dieta

Para lucir un cabello sano y fuerte, y con un crecimiento adecuado, es necesario que nuestros folículos y células reciban los aminoácidos, proteínas y vitaminas necesarias. Dentro de estos grupos destacan:  

  • Aminoácidos azufrados: la metionina y la cisteína
  • Oligoelementos: el hierro, el zinc y el magnesio 
  • Vitaminas del grupo B 
  • Omegas

Más concretamente, en consulta siempre recomiendo los siguientes alimentos para garantizar un buen aporte de nutrientes a los folículos:

  • Fuentes de proteínas: legumbres, huevo, soja, carne roja o blanca, lácteos. 
  • Alto contenido de vitamina B y omegas: legumbres, pescado, plátanos, aguacate, verduras verdes. 
  • Alto contenido en oligoelementos: carne roja, trigo integral, pescado y mariscos.
  • Alimentos antioxidantes: zanahorias, naranjas, uvas y otras frutas, semillas y frutos secos. 

Sin embargo, muchos pacientes se ven abrumados a la hora de modificar sus hábitos alimenticios y no saben por dónde empezar. Siempre les digo que la clave para tener un cabello sano y fuerte está en llevar una dieta variada y balanceada, donde no falte el consumo diario de frutas, verduras, carbohidratos y proteínas, que provengan de fuentes naturales, evitando los alimentos ultraprocesados. Así mismo, es fundamental mantener una adecuada hidratación diaria, consumiendo mínimo 1 litro de agua al día.

Cuida tu estilo de vida 

Para conseguir tener un cabello sano y fuerte, y con un adecuado crecimiento, también es importante: 

Garantizar un adecuado descanso nocturno 

Cuando dormimos de forma adecuada durante la noche favorecemos un idóneo funcionamiento del ciclo hormonal. Durante el descanso nocturno, aumentan los niveles de melatonina, hormona del sueño, que tiene un alto poder antioxidante. Además, disminuyen los niveles de cortisol, hormona del estrés. Esta es fundamental para nuestra supervivencia, pero unos niveles altos de forma continúa pueden ser perjudiciales para nuestro organismo y, por ende, para nuestra piel, pelo y uñas.

Manejar nuestro estrés y evitarlo en la medida que sea posible para lucir un cabello sano y fuerte

Sería muy fácil decir que debes evitar el estrés, pero en el mundo actual y en los tiempos que vivimos sabemos que esto a veces no es posible. Es difícil encontrarte con personas que no presenten ninguna clase de estrés en su día a día. Por lo tanto, mi recomendación es: conoce tu cuerpo y tu mente.

Aprende a reconocer cuándo el estrés y la ansiedad están causando efectos negativos en tu cuerpo. Reconocer esos factores estresantes te ayudará a evitarlos o combatirlos. Por otro lado, es fundamental que descubras herramientas y actividades que te hagan sentir mejor y que te ayuden a reducir y a manejar tus niveles de estrésAsí estarás un paso más cerca de conseguir un cabello sano y fuerte.

El estrés crónico puede llevar a altos niveles de cortisol de forma mantenida. Esto, a su vez, favorece la inflamación y aumenta la oxidación y la presencia de radicales libres, pudiendo alterar el metabolismo de los carbohidratos, azúcares y grasas.

Así mismo, el cortisol afecta a otros sistemas hormonales y puede aumentar la producción de andrógenos favoreciendo la producción de sebo, que al mismo tiempo puede causar inflamación en el cuero cabelludo (dermatitis) y aumentar la caída del cabello por la estimulación androgénica (alopecia androgenética masculina y femenina). 

Cómo cuidar tu cabello de forma directa

Para mantener nuestro cabello sano y fuerte, es importante mantener una adecuada rutina capilar. 

Higiene adecuada

Debes tener en cuenta la frecuencia de lavado del cabello. Esta depende de la producción de sebo de nuestro cuero cabelludo y de nuestras actividades diarias. Por ello, es importante conocer tu cabello y lavarlo cuando lo sientas sucio o graso. La grasa de nuestro cuero cabelludo es indispensable para mantener una adecuada barrera capilar y “acondicionar” o hidratar nuestra fibra capilar. Sin embargo, cuando se encuentra en exceso “atrae” más microorganismos micóticos o bacterianos, produce mal olor y puede irritar el cuero cabelludo produciendo dermatitis. 

Por otro lado, también sería perjudicial lavar en exceso tu cabello o no utilizar los productos adecuados. En conclusión, lava tu cabello cuando “él te lo pida” y hazlo con los productos adecuados según tu tipo de pelo (graso, seco, frágil, teñido, ondulado, entre otros). Ten en cuenta que los champús en seco son para uso ocasional y que no realizan una adecuada higiene de nuestro cabello y cuero cabelludo. 

Utiliza mascarillas capilares o acondicionadores 

Es importante aplicar mascarilla o acondicionador después de lavar tu cabello, ya que aseguran una adecuada hidratación y reconstitución de tu fibra capilar. Además, facilitan el peinado y desenredado evitando rotura de tu cabello. Se trata de un hábito imprescindible para conseguir un cabello sano y fuerte.  

Encuentra el equilibrio del secado 

Es recomendable evitar mantener tu cuero cabelludo y cabello húmedo por largos períodos, por lo que debes sacar el exceso de agua con la toalla y dejarlo secar al aire si es posible. Si es necesario o lo prefieres, puedes utilizar un secador de pelo, evitando exponer de forma continúa, directa y prolongada la fibra capilar a temperaturas muy elevadas. 

Evita peinados agresivos de forma frecuente

Para conseguir un cabello sano y fuerte, es recomendable evitar la tracción y peinados que ocasionen una posible ruptura de la fibra capilar. Como siempre, el secreto está en el equilibrio, es decir, si lo haces de forma ocasional es probable que no causen efectos negativos de forma permanente en tu cabello, pero si se convierte en un hábito continúo puede llevar incluso a un tipo de alopecia. 

Cepilla tu cabello cada día

Una de las claves para tener un cabello sano y fuerte es el cepillado diario de tu pelo. Este hábito permite distribuir el sebo producido en tu cuero cabelludo desde la raíz hasta las puntas, favoreciendo su hidratación y adecuada barrera. Así mismo, con el cepillado diario evitas la formación de nudos difíciles y la ruptura de tu fibra capilar. Y para favorecer una adecuada oxigenación del mismo, siempre recomiendo realizar sutiles masajes en el cuero cabelludo.


Espero que te sean útiles todos estos consejos y que los conviertas en hábitos en tu día a día para mantener un cabello sano y fuerte y, por supuesto, bonito. 

Recuerda que es fundamental reconocer cuando algo en tu cabello no va bien. Si notas una zona de alopecia, disminución en tu densidad capilar, dermatitis o inflamación, picor, descamación u otro síntoma, debes consultar a tu dermatólogo/a lo antes posible para un adecuado diagnóstico y tratamiento. 

Messaggio precedente Nuovo post