Shopping cart

Cómo cuidar el pelo durante y después del verano

Posted on by

Dr. Sebastian Podlipnik

Médico adjunto del servicio de Dermatología del Hospital Clínic de Barcelona y en la clínica Diagnosis Dermatológica.

Cómo cuidar el pelo durante y después del verano - Blog Olistic

Tras el verano y los días de sol escucho con frecuencia a personas que comentan que sienten su pelo más seco, fino y frágil. La mayoría de esas personas han protegido su piel del sol, también sus ojos pero no el pelo. Las consecuencias de la exposición prolongada del cabello al sol son un tema un tanto desconocido aún. Por ello hoy tratamos en este blog cómo cuidar el pelo durante y después del verano.

La capa exterior que recubre el pelo es una estructura de queratina que, en buen estado, proporciona brillo y suavidad al cabello. Esta cutícula funciona como una capa protectora de toda la superficie del cabello pero es sensible a los efectos externos, tanto físicos como químicos. La exposición excesiva al sol es la causa más frecuente del deterioro estructural de la cutícula que protege el cabello.

Efectos del sol en el cabello

El cabello tras la exposición solar continuada sufre un deterioro fotoquímico a causa de la pérdida de proteínas y alteraciones en su pigmento.

La pérdida de proteínas viene causada por la radiación UVB. Tras ser absorbida por las proteínas de fibra del cabello, altera su estructura provocando un aumento de la fragilidad y rotura del cabello, pérdida de elasticidad y, en general, pérdida de su fuerza.

La radiación UVA, en cambio, es la responsable de destruir el pigmento del cabello mediante la oxidación. Los rayos del sol actúan de manera similar a la decoloración del cabello, no solo cambiando el tono sino también deshidratándolo. El resultado es un pelo más opaco, frágil y menos brillante.

La absorción de la radiación y la degradación impacta en la producción de radicales libres que afectan también a la queratina del cabello. Esta proteína de queratina supone el 90% de la corteza del cabello y su principal función es mantener la estructura del cabello resistente dándole un aspecto sedoso. Si se daña esta compleja estructura, el pelo resulta más opaco, frágil y quebradizo. Además también es una de las causas de caída de pelo en verano.

Sol y cáncer en el cuero cabelludo

La exposición al sol sin protección puede generar alteraciones en la piel y graves enfermedades como el cáncer. Si bien no existe el cáncer del pelo debemos tener en cuenta que sí afecta a la piel del cuero cabelludo.

Un lunar maligno o melanoma puede aparecer también en el cuero cabelludo a causa de la exposición crónica solar. El sol activa los melanocitos que producen la melanina que da color a nuestra piel. Con el tiempo los melanocitos pueden adquirir mutaciones y generar las células malignas desarrollando el melanoma.

La prevención, protegiéndonos del sol, y la detección precoz de este tipo de melanomas permite conseguir un 99% de supervivencia a 5 años de los pacientes.

Cómo cuidar el pelo durante y después del verano

Evitar exponernos al sol en las horas de mayor intensidad o, al menos, no hacerlo en largos periodos de tiempo es garantía de salud no solo para el cabello sino también para la piel.

Pero si en determinada situación estamos expuestos a la radiación solar hay ciertas precauciones que podemos tomar:

Aplica en tu cabello protectores específicos con SPF de cabello. Estos productos funcionan igual que las cremas protectoras que utilizamos en el cuerpo protegiendo nuestro cuero cabelludo de las radiaciones UVB y UVA y evitando así la posible inflamación del folículo piloso. Además, muchos de ellos incluyen ingredientes hidratantes que ayudan a reparar el cabello.

Cubre tu cabeza con un sombrero de ala ancha o gorra. En la playa, utiliza siempre sombrilla.

Si vas a la piscina evita mojarte el pelo. Si lo haces que sea por poco tiempo y acláralo justo después con agua limpia para retirar las sustancias químicas como el cloro.

En tu día a día también puedes integrar rutinas que ayudarán a mantener un cuero cabelludo y pelo saludable son, por ejemplo, masajear suavemente el champú en el cuero cabelludo durante el lavado. Cuando aclares el champú, deja que fluya por toda la longitud del cabello y resiste la tentación de frotarlo en el pelo.

También es aconsejable usar acondicionador después de cada champú. Mientras el champú solo limpia, el acondicionador aporta diferentes nutrientes al cabello que lo protegen y hacen que luzca más saludable.

Antioxidantes, un paso más para cuidar el pelo durante y después del verano

Los antioxidantes son compuestos capaces de retrasar o prevenir el daño celular causado por los radicales libres. Ciertos hábitos, como la exposición solar, el estrés o el consumo de tabaco provocan la aparición de estos radicales libres.

Cuando nuestro organismo genera radicales libres en respuesta a estos hábitos, se produce un envejecimiento prematuro celular que se manifestará en nuestra piel en forma de manchas, arrugas y fragilidad cutánea; y en nuestro pelo, con pérdida del color y fragilidad capilar.

Integrar el consumo de antioxidantes en nuestra alimentación es otra poderosa manera de proteger a nuestro cabello de los efectos adversos del sol.

Estas poderosas moléculas están presentes en multitud de alimentos para la caída del pelo de origen vegetal: cítricos, frutos secos, zanahorias, tomates, ajo, té verde, cacao o brócoli; pero también lo podemos encontrar en complementos nutricionales de origen 100% natural como Olistic.

La composición de este nutracéutico está pensada para el cuidado específico del cabello y ponen especial hincapié en los antioxidantes. Entre sus ingredientes podemos encontrar potentes antioxidantes como la astaxantina, la vitamina E y el Resveratrol.

Como se ha demostrado en estudios recientes sobre la influencia de los antioxidantes en la protección solar capilar, este tipo de ingredientes protege las células del daño oxidativo y de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta. Son, sin duda, un complemento poderoso para la protección del cuero cabelludo y del cabello.

 

Es importante ser conscientes de los efectos del sol en el cuero cabelludo y el cabello e introducir rutinas saludables para protegerlos de los efectos externos que pueden alterarlo y dañarlo.

Combinar la aplicación de medidas físicas de protección solar y proporcionar una alimentación rica en antioxidantes es el camino hacia un pelo saludable tanto antes como después del verano.

Previous post New post